La Fundación Terpel premia innovaciones que transforman realidades

Premios Fundación Terpel

  • Un total de 108 instituciones educativas presentaron sus proyectos en la quinta versión del programa Diseña el cambio, de la Fundación Terpel.
  • Proyectos de Cesar, Antioquia, Santander y Valle del Cauca fueron los ganadores de este programa que busca empoderar a niños y jóvenes como agentes de cambio en su entorno.
  • Desde el 2012, Diseña el Cambio ha impactado a más de 176 mil estudiantes, 5.674 docentes y 428 instituciones educativas oficiales, en los 32 departamentos del país.

 

Bogotá, diciembre 01 de 2016.


Más de 96.876 niños y jóvenes de 108 instituciones educativas de todo el país participaron en la quinta versión de Diseña el Cambio, el programa de la Fundación Terpel que promueve la generación de ideas para transformar entornos e implementar soluciones innovadoras y sostenibles a los problemas de la comunidad.


Diseña el cambio es un movimiento de innovación social originado en India que empodera a estudiantes a través de cuatro pasos: siente, imagina, haz y comparte, y les permiten apropiarse de aquello que quieren cambiar en su entorno convirtiéndolos en personas líderes, creativas, responsables y colaborativas.


De 108 proyectos que participaron en la convocatoria, cinco resultaron ganadores. Cesar, Antioquia, Santander y Valle del Cauca fueron los departamentos que aportaron las ideas más innovadoras.


Del quinteto de las mejores propuestas, una fue seleccionada como representante de Colombia para el Encuentro Internacional Design for Change, que se realizará en 2017 al que asisten delegados de los 44 países que conforman el movimiento a nivel mundial.


Los estudiantes de la Institución Educativa de Desarrollo Rural Miguel Valencia, del municipio de Jardín en Antioquia fueron los escogidos para representar a Colombia en el Encuentro Internacional, con el proyecto OTACA (Observadores del Tiempo Atmosférico), creado para recolectar y reportar diariamente variables climáticas y así, ayudar a la NASA a estudiar el calentamiento global, calibrar los registros de sus satélites en el espacio cuando estos pasan por encima de la institución y compartir información actualizada a los caficultores de la zona sobre las implicaciones del clima en la agricultura.


Los Niños de la NASA, como se llama su proyecto, crearon e instalaron 180 pluviómetros que miden la cantidad de la lluvia en las fincas cafeteras, capacitaron a las familias en su uso; con su imaginación y creatividad se inventaron el “visor del color cielo” para determinar la presencia de aerosoles en la atmósfera, e incluso desarrollaron un juego de mesa para la comprensión del ciclo hidrológico y los conceptos matemáticos en su Institución Educativa.


Desde el 2012, Diseña el Cambio ha impactado a más de 176 mil estudiantes, 5.674 docentes y 428 instituciones educativas oficiales, en los 32 departamentos del país.


“Cada año los niños nos sorprenden más con sus ideas y soluciones innovadoras, pero sobre todo con su capacidad de entender las problemáticas de sus comunidades y las ganas de transformar el mundo. Diseña el Cambio nos ha demostrado que nuestro trabajo enfocado a mejorar la calidad de la educación y promover el liderazgo, los ayuda a convertirse en líderes de cambio”. Comentó Silvia Madriñán, Directora de la Fundación Terpel.


Iniciativas creativas sostenibles y con impacto social


Para escoger los proyectos ganadores, los jurados de Diseña el Cambio evaluaron innovación, creatividad, impacto social y la capacidad de producir un cambio sostenible en el tiempo.


Las cinco iniciativas ganadoras, fueron premiadas con 20 tabletas electrónicas por institución, más un software pedagógico para trabajar off line y un computador para el profesor líder del proyecto. Puntualmente los proyectos reconocidos, adicionales a los Niños de la NASA fueron:


Filtro casero para el mejoramiento del agua: en el corregimiento Las Montoyas ubicado en el municipio de Puerto Parra en Santander, los estudiantes de la Institución Educativa Las Montoyas diseñaron y elaboraron un filtro de agua casero, económico y accesible para mejorar la calidad del agua del corregimiento. El agua que consumía la comunidad no era potable, tenía un mal sabor, larvas y residuos sólidos.


Después de investigar y realizar varias entrevistas, los estudiantes se dieron a la tarea de sentir, imaginar, hacer y compartir y crearon un filtro de agua diseñado con un recipiente plástico, arena fina, gravilla, carbón mineral, tela geo-textil y un ingrediente secreto… semillas de moringa. El filtro resultó ser un éxito para la potabilización del agua y para la disminución de las enfermedades de los niños de la comunidad por el consumo de agua en mal estado.


Semilla de mango transformada en plastilina y bioplástico: los estudiantes de la Institución Educativa Técnica John F. Kennedy de Barrancabermeja Santander, identificaron que en épocas de alta cosecha del mango Tommy, la semilla es arrojada al suelo y al fermentarse contamina el medio ambiente. Para contrarrestar esta situación, idearon la forma de sacarle provecho a la semilla. Extrajeron el almidón de los cotiledones y lo convirtieron en plastilina y bioplástico.


Con este material, los estudiantes, elaboraron forros para celulares, cosmetiqueras, bisutería, piezas biomédicas y plastilina no tóxica para los niños de pre-escolar y primaria de la escuela.


Pigmentos de origen vegetal para pintar: en Palmira Valle del Cauca, los niños de la Institución Educativa Juan Pablo II, observaron que los componentes químicos de las pinturas, vinilos y acuarelas tenían efectos nocivos en su salud. Por esto, inspirados en las culturas indígenas de Latinoamérica, identificaron que de las plantas, frutos, semillas y vegetales como el achote, la espinaca, la remolacha, la uva isabelina, el repollo morado y la punciga, se podía extraer los pigmentos hasta lograr darles la consistencia necesaria para fijarlos en el papel.


Fue así como desarrollaron pinturas vegetales de alta calidad y sin materiales tóxicos evitando perjuicios a la salud de los pequeños pintores.


Construcción de paz: el proyecto que recibió más votos en redes sociales, 16.043 en total, fue el de la Institución Educativa Ricardo González de Valledupar, Cesar, que propone implementar estrategias pedagógicas, didácticas – lúdicas con juegos como ajedrez, parques, damas y escaleras con el fin de reducir la agresividad, el irrespeto, la intolerancia que afectaban la armonía y convivencia sana en el colegio. Los estudiantes con mayores índices de intolerancia, fueron integrados al proyecto como promotores y constructores de paz.


Acerca de Fundación Terpel. La Fundación Terpel trabaja por la calidad de la educación en Colombia, de la mano del gobierno nacional y las autoridades locales para alcanzar la meta nacional trazada como política del sector. La Fundación Terpel está en las regiones más apartadas trabajando por mejorar la educación a través del fortalecimiento de competencias básicas como matemáticas y lenguaje, y potencializando el liderazgo de los niños colombianos. Más información: www.fundacionterpel.org Twitter: @fundacionterpel


Para mayor información contactar a:


Julieth Rodas

Jefe de Comunicaciones Externas

Terpel

julieth.rodas@terpel.com

Cel: 3107995666


Simón Herrera

FTI Consulting

simon.herrera@fticonsulting.com

(1) 319 8442 – 313 2625823




Twitter: @Terpelcol

Facebook: Terpel