Noviembre de 2014

Terpel presenta soluciones integrales para las empresas transportadoras del país

 

Terpel presenta soluciones

Pensando en el segmento de flotas, la compañía ofrece diferentes programas para vehículos a gasolina, diesel y a GNV.

El consumo de combustible en grandes empresas de carga, transporte de pasajeros, operadores logísticos, entre otras, puede llegar a representar alrededor de una tercera parte de los costos de la operación, por eso este tipo de empresas busca constantemente nuevas opciones para optimizar sus recursos.

Tras 10 años de evolución y pensando en este segmento de negocio, Terpel presenta su innovador programa Rumbo Terpel, el cual, a través de herramientas tecnológicas, le permite a las compañías controlar el suministro de combustible y obtener información detallada sobre el consumo y rendimiento de sus flotas de vehículos mejorando su eficiencia.

“Terpel siempre está en la búsqueda de nuevas y más eficientes opciones para mejorar el servicio. Rumbo Terpel le brinda a las empresas, para las cuales el consumo de combustible es una necesidad operativa, nuevas opciones para optimizar sus costos. Mayor control, una red de 300 estaciones de servicio interconectadas e información detallada, son la oferta de valor que entregamos a las grandes flotas y pymes”, afirma Tony Quintero, Vicepresidente Comercial de la compañía.

El programa brinda beneficios adicionales a los clientes corporativos que cuentan con flotas de vehículos como líneas de soporte 7x24, alianzas, servicios complementarios en estaciones de servicio, planes de beneficio y capacitación a conductores que permiten, no solo grandes ahorros, sino también acceso a mayor soporte y acompañamiento.

Sin embargo, el mayor beneficio que ofrece Rumbo Terpel es la cobertura en red más grande del país con más de 300 estaciones de servicio a nivel nacional conectadas en línea , lo cual permite una integración plena con la operación logística de las compañías.

El programa ha desarrollado líneas especializadas para dos tipos de clientes corporativos: Grandes Flotas, dirigido a las empresas que tienen un alto consumo de combustible y transitan por todo el territorio nacional como transportadores de commodities agroindustriales y mineros de exportación, flotas intermunicipales de transporte de pasajeros y entidades oficiales con grandes flotas como las fuerzas militares; y Mi Empresa, dirigido a pymes que tienen la necesidad de controlar el suministro de combustible en las ciudades, en donde se encuentran empresas de transporte de pasajeros como taxis, buses, escolar, transporte corporativo y ambulancias, transportadoras de materiales de construcción, productos de consumo masivo y paqueteo, así como transportadores urbanos de alimentos perecederos, trasteos, distribución de servicios públicos y mensajería.

Para Grandes Flotas, Terpel ofrece a estas compañías un servicio de control sistematizado del consumo de combustible de todos los vehículos, a través de un microchip que evita el manejo de efectivo, optimiza el gasto y fomenta el ahorro. Por su parte, para la línea Mi Empresa, el servicio opera por medio de tarjetas recargables con claves asociadas a cada vehículo que permiten administrar, recargar y controlar la información de consumo a través de la página web del programa, generando ahorros significativos en los gastos de transporte.

Por otra parte, Terpel cuenta con la red de gas natural vehicular más grande del país bajo la marca gazel. Este combustible ofrece la opción de incrementar aún más la competitividad de las empresas transportadoras de carga y pasajeros y obtener ahorros significativos en el rubro de consumo de combustible, con la compra y/o reconversión de estas flotas a gas.

Según estudios de Terpel-Gazel, la compañía pionera y líder del mercado de Gas Natural Vehicular en Colombia, una tractomula con motor a gas podría obtener ahorros anuales cercanos a los 50 millones de pesos, comparado con un camión diésel. Mientras que los ahorros para un bus articulado podrían estar alrededor de los 40 millones de pesos al año. Esto significa un ahorro de combustible entre el 25% y el 35%. “La sustitución de camiones diésel por flota nueva a GNV es una tendencia internacional. El Gas Natural Vehicular está desplazando al diésel en el mundo gracias a su bajo y estable precio”, afirma Santiago Mejía, Gerente de GNV de Terpel.

A diferencia de las conversiones de gasolina a gas de vehículos livianos, los camiones y buses se importan con motores diseñados y fabricados para trabajar con GNV, estos vehículos cumplen con la potencia indicada en las fichas técnicas y no presentan pérdidas de potencia. Así mismo, en Colombia dicha renovación de flotas de diésel a GNV, trae a las empresas beneficios tributarios como la exclusión de IVA, deducción de renta y beneficios arancelarios.

Rumbo Terpel y gazel, ofrecen nuevos caminos, un nuevo rumbo para que las empresas del país optimicen el consumo de combustible. Con estas nuevas alternativas, Terpel está mostrando su búsqueda constante por prestar un mejor servicio pensando en los negocios y las empresas del país.